4.5.10

Cuidado con las reformas laborales. Las carga el diablo

Las dos imágenes son de la misma empresa. Una fábrica de zapatos de la India. Una tienda de esos mismos zapatos en la India. Su calidad es muy buena, la de los zapatos, su diseño también. Copiado.
En los últimos meses tenemos que estar aguantando a compatriotas idiotas que nos hablan desde este mundo occidental de lo caro que resulta nuestro mercado de trabajo y que así es imposible competir con los mercados emergentes. Son gente formada, con estudios y mando en plaza. Con coche guapo. Idiotas formados.
Y aseguran que la única manera de salir de esta crisis es abaratar costes laborales, aunque no dicen hasta donde. Hablan de flexibilidad aunque no dicen hasta donde. Hablan de excesiva regulación laboral, es decir, excesivos derechos laborales, aunque no tienes agallas de decir hasta donde reformarían.
No escucho a muchas voces formadas que digan que trabajar como lo hacen en los mercados laborales de esos países competencia es vergonzoso e inhumano. Indigno del siglo XXI. No leo que se haga nada por evitar estos mercados, en cambio sé que los grandes Centros Comerciales de nuestro país están llenos de estos productos. Sé incluso que los compramos sin mirar al corazón. Todos somos culpables.
Yo también.
Si alguna vez en España llegamos a mercados laborales parecidos, tal y como desean algunos, predican más, callamos la mayoría, los dueños no serán españoles guapos con coches guapos. Que no se equivoquen. También irán a por los “jefes”.
Hoy hablaba con el dueño de una empresa de limpieza. Hace unos meses me comentaba a modo de escusa que tenía que tener a gente de otros países porque los “de aquí” no quieren hacer el trabajo. Hace unos pocos meses. Hoy me ha dicho que la competencia es feroz, que sus trabajadores se han montado empresas nuevas que van tirando los precios. Trabajan por comer, me aseguraba. Me he ido sonriendo porque no tengo huevos para decirle ¡te jodes!

2 comentarios:

  1. Yo soy de los "formados" que piensan más como vd. que como los exprimidores de personas.

    Quizá sea necesario volver al proteccionismo para evitar la competencia desleal. Y cuando digo competencia desleal no estoy pensando en las pobres personas exprimidas en ultramar, sinó en los exprimidores infames que machacan a esa gente en sus países y nos traen sus manufacturas a Europa o U.S.A. para venderlas.

    Quizá debamos levantar barreras proteccionistas que rompan la posibilidad de hacer esa clase de negocios. Vienen a ser parecidas a un arbitraje en los mercados financieros. Y los arbitrajes, cuando se detectan se suelen intentar eliminar.

    Para empezar habría que ir contra el Tratado de Lisboa, el Tratado de Comercio Internacional y similares, ya que propugnan una filosofía que destierra el proteccionismo, cuando a veces puede ser necesario.

    Hace unos pocos siglos, Europa salió de una crisis terrible por la importanción libre de cereales provenientes de los U.S.A. porque levantó aranceles. A veces toca una cosa, a veces otra.

    Cordialmente,

    ResponderEliminar
  2. Aunque los espíritus (coñe, espíritus) de las últimas leyes mundiales se amparan más en la globalización sin barreras, si es cierto que una posible solución sería el control a través de impuestos muy altos por ejemplo, de las importanciones de algunos elementos lógicos.
    Ya veremos en qué quedan las reformas que van a ser inevitables

    ResponderEliminar