26.4.10

La fiesta de los españoles es estar de fiesta

Hoy la portada de mi diario inevitable venía con media portada de toros. Casi un 6 a 1. El resto, como son más adelantados lo hacían ayer. Quien viniera a España desde el pasado o el futuro, nos vería raros. Nos vería felices y festivos, alegres y dramáticos con la fiesta cotidiana, sin problemas ni dudas, ni nada más importante que reseñar en su día a día, que un accidente de trabajo en un país extranjero.
No sé cuantas personas fallecerían ayer de accidentes en España. No llevo la cuenta de cuantas personas, que han hecho algo por España, han muerto o tenido dramas en lo que va de año. Pero nos importa poco esto. Nos gusta lo “Estebanil”, las boberías de circo y pan, las distracciones variadas para no vernos reflejados en las miserias.

Ya, lo sé, tú no. 
Ni yo. Faltaría más. 
Ni tú ni yo. 

Lo que sucede es que son tan grandes esas ¿minorías? a las que nadie dice pertenecer, que yo estoy seguro que los medios de comunicación deben ser idiotas de baba, dedicando tanto espacio a estos temas que a nadie gusta.
Se nos mueven las entrañas cuando vemos a un animal con pinchos hacer su trabajo bien, pero en cambio nos importa un pito que nos cuenten que un español está investigando el cáncer, desde la discreción y su trabajo duro de todos los días. Creemos que todos los políticos son unos ladrones porque nos da tranquilidad saber que ya hemos descubierto al culpable de nuestras idioteces. Somos esclavos de un mundo que nos domina y nos retiene; pensamos. Estamos atrapados por un manojo de bellacos; aseveramos. Todos son ladrones pero nunca sospechamos que tal vez nosotros seamos tontos de culo por no mandarlos a la mierda de un capón bien dado. Creemos que nos han elegido para ser espectadores de nuestro mal destino, que todo se mueve desde el privilegio de los demás para robar y que nuestro destino es ser acompañantes de los “otros” y aplaudir la fiesta.
Como no podemos hacer nada, nos decimos en voz baja, elegimos la fiesta “total” y nos dedicamos a vivir como espectadores de todo. Por eso incluso nos alegramos sin decirlo cuando algo sale mal, como que un bicho negro pinche. “Ya lo decía yo, comentamos en cuantas ocasiones tengamos cerca a un tonto callado que escuche, se le veía venir, es un irresponsable”

El bobo de premio soy yo, por escribir esto pretendiendo que alguien lo lea. Ahora mismo me voy al bar a seguir trabajando en serio.

5 comentarios:

  1. aguardentero8:58 p. m.

    bueno, no se ponga usted así, ya sabe que le leemos aunque no dejemos constancia escrita, unas veces por pereza y otras por no atinar a decir nada coherente, al menos ese es mi caso,

    salud,

    ResponderEliminar
  2. No, no, era una forma de cerrar el artículo. De ponerme en el mismo lugar de los que yo critico; los que esperan que las cosas suceden simplemente por que sí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Cuando alguien pone la tele o lee la prensa espera encontrar noticias que entretengan, igual da que sean de toros o de futbol, hay mucha gente que le da lo mismo la política, los avances de la ciencia o la cultura porque hay que entender de eso para que nos interese, tener un cierto nivel, y como ya tenemos bastantes cosas para pensar en la vida cotidiana pues preferimos leer cosas que entretengan a penurias y esas cosas que a algunos nos parecen interesantes y por eso leemos y tenemos blogs.

    ResponderEliminar
  4. Quizá a algo de esto se refería el polémico D. A. Pérez Reverte hace poco cuando soltó su andanada sobre un "pueblo inculto".

    Saludos,

    ResponderEliminar
  5. Generalizar es siempre un gran error. Pero a veces es inevitable para mostrar una imagen.
    Una fotografía es elegir entre muchas y mostrar una, descartando el resto.
    Gracias por tu comentario

    ResponderEliminar