14.3.10

Elecciones regionales en Francia

La campaña eleectoral para las regionales en Francia está en plena ebullición. Muy pronto tendremos resultados de una situación vecina de la que podemos sacar conclusiones que tal vez podamos extrapolar. Lo lógico será pensar que todos los partidos políticos españoles están tomando buena nota de lo que está sucediendo con la sociedad francesa, que soporta la crisis con mucha menos fuerza que la española. Os dejo un extracto de un artíoculo de "público" del que pongo abajo el enlace.

La campaña contra "el Gobierno que destroza servicios públicos en nuestras regiones" y en favor de una izquierda capaz de crear un "escudo social" en las comarcas francesas está funcionando. Y la izquierda aborda hoy con euforia la primera vuelta de las elecciones regionales, en la que todos los sondeos prevén un abultado tanteo favorable para los socialistas, los ecologistas y los comunistas.
Las previsiones indican que el techo de la derecha está en menos de un tercio de los votos, y que carece totalmente de reservas para la segunda vuelta. La bofetada del electorado al Gobierno central puede ser fenomenal.
Señal evidente de lo que están indicando con tozudez los sondeos desde hace semanas, el presidente Nicolas Sarkozy, que se encuentra a medio mandato, retiró el viernes todas las apuestas personales que había colocado en estos comicios.
Lo hizo en varios desplazamientos, y en una extensa entrevista en Figaro Magazine. Dijo a los electores que está dispuesto a hacer "una pausa" en las reformas, aseguró que "no habrá un plan de rigor" económico y social tras los comicios, que no remodelará el Gobierno pase lo que pase, y subrayó que "a elecciones regionales, consecuencias regionales".
Inmensa retirada táctica, esa, después de haber considerado que estos comicios eran el laboratorio estratégico electoral cara a su futura candidatura a la reelección en 2012. Un laboratorio en el que Sarkozy en persona había impuesto a sus fieles, muy reticentes, una táctica basada en una única lista de coalición derechista ya desde la primera vuelta: su UMP, unida a Nuevo Centro (NC, el micropartido del centro pro-Sarkozy), a Caza, Pesca, Naturaleza y Tradición (partido rural conservador con el que Sarkozy quería frenar el empuje sociológico de los neorrurales ecologistas) y al Movimiento Por Francia (derecha ultraconservadora).
Fuente publico.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario