9.2.10

¿Qué hacemos con los trabajadores mayores de 50 años?

Acabo de venir de un acto público. Había gente de 40 años, muchos de 50 y 60 años y alguna persona de 30 tacos. Nadie por debajo de esa edad.

Pero en cambio la gente de más de 50 años, los que todavía trabajan y los parados, los abandonados en sus empresas a ser carne de nada, están sufriendo en sus carnes casi el desprecio por estar a medio camino de todo y de nada.

No estamos suficientemente preparados pues en nuestros años escolares estudiaban los que podían. Empezamos a trabajar en muchos casos con 14 años dejando los estudios y sin seguridad ni control, como aprendices de todo.

Hoy todavía soportamos a los hijos que no se han logrado emancipar que son muchos pero ya vemos como estorbamos en las empresas y casi en esa sociedad que no valora ya para nada ni la experiencia ni la edad.

Somos pasivos para todo menos para ser pasivos, porque se nos ve como una generación a batir que estorba, curiosamente porque incluso tenemos unos derechos laborales que ahora se quieren borrar. Y es la gente joven quienes primero desean nuestro destierro laboral.

Con nosotros caerá la generación que logró conseguir de la nada casi todas las libertadas y que no supo dar el salto en conservarlas para sus hijos. Somos culpables de ser jilipollas, y ahora nuestras generaciones posteriores, nos quieren borrar porque cobramos más que ellos, pensando tal vez que así conseguirán nuestros sueldos.

¿Qué han hecho las generaciones posteriores a los mayores de 50 años actuales, por mantener los derechos de los que fuimos gozando nosotros?

Ya, la crisis. La crisis como excusa. Hay que recordar que los sueldos de menos de 1000 euros son anteriores a la crisis. Que los contratos basura y el trabajo de los sábados es anterior en España a la crisis de 2009. Que la incapacidad para exigir derechos de las actuales nuevas generaciones des culpa de ellos al menos tanto como de nosotros.

Los trabajadores de más de 50 años somos el siguiente objetivo de la crisis. Prepararos. Todos. Yo ya estoy haciendo las maletas.

9 comentarios:

  1. Tu comentario de que no se valora ni la experiencia ni la edad me entristece, porque en cierto modo es así.

    Se valora, pero el mercado laboral español es uno de los más intervenidos y estatalmente anulados del mundo. "Rigidez" del mercado laboral lo llaman en plan elegante, pero es simplemente ponerle tantas puertas al campo, tantas trampas mortales, multas de miles de euros, tremendas responsabilidades como si el Director Gral. de Tráfico fuera responsable de cada muerte de un conductor que iba sin cinturón, etc. Les intentan de forma esquizofrénica convertir en unos proveedores mágicos de subsidios, y expertos en reglamentaciones comunistas.

    El resultado es el que observas:
    -Salarios = de los más bajos de Europa
    -Paro = 20% (a pesar de lo barato que es el empleado)
    -Los empleos en España son monótonos, grises, aburridos, pesados, mecánicos, sin vida

    Y una nueva faceta que tú me acabas de hacer ver ahora, y que efectivamente también es cierta:
    'no se valora para nada ni la experiencia ni la edad'

    No es que no se valore. El empleador no tiene un pelo de tonto, y sabe de sobra dónde está el valor y lo valioso. Cometerá algún error, pero sobre todo tiene aciertos.
    Pero la indemnización de 45 días/año, aunque aún queda algún asalariado que no lo entiende, DISTORSIONA COMPLETAMENTE las decisiones de contratación. Altera totalmente el mercado.

    Sólo esa indemnización es lo que permite que con un paro del 20% existan malos trabajadores aún empleados, y buenos en desempleo. ESto, en economías libres, no sucede. Lo que queda en paro siempre es lo peor, y empleado siempre lo mejor. En España no.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Tío, quita eso de "aprobar" los comentarios.
    No mola

    ResponderEliminar
  3. Pero en realida, el derecho a una indemnización de 45 días sólo lo tienenlos contratos indefinidos. La inmensa mayoría de los contratos son eventuales y con 20 días por año.
    Hay dos clases de trabajadores, dos clases de mercado laboral. Esto si que es una barbaridad, pues genera dos clases de derechos, bien distinta la una de la otra. Para todo, no sólo para la indemnización.

    ResponderEliminar
  4. Cierto, a mi tampoco me gusta, pero es que te asombrarías de la cantidad de "comentarios" SPAM que ahora intentan meter en los blog.
    Lo han descubierto, y desde sexo, juegos onine, venta de productos sexuales, etc, te ametrallan todos los días.
    Considero peor poner palabras de verificación o que tengan que ser personas identificadas.

    ResponderEliminar
  5. Samuel Seguro12:56 p. m.

    Creo que tienes mucha razón y lo veo desde que mi padre, con 57 años, le despidieron hace más de dos años...

    Mi padre es ebanista y te puedo asegurar, que de los buenos (no porque sea mi padre, en serio) y en casi todas las entrevistas a las que va o, que tiene posibilidad de saber acerca del proceso de selección, le dicen o mismo: es que usted es muy mayor...

    Os puedo asegurar que trabaja como todos nosotros juntos...pero no le dan la oportunidad de demostrarlo; si bien es cierto que, otros de su edad, están deseando "pillar" una empresa para no dar un palo al agua el tiempo que le queda, antes de la jubilación.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hay unas discriminaciones que son vergonzosas

    ResponderEliminar
  7. El mercado de trabajo español es profundamente comunista.

    Los sindicatos no son filántropos, ni humanistas, ni les importan los pobres, las personas... ni nada de eso. Son mutualidades (codiciosas y sin escrúpulos) de LOS MALOS buscadores de trabajo por cuenta ajena.

    Los luchadores, los buenos profesionales, los ambiciosos, los peleadores, los esforzados, los talentosos,... esos les preguntas "¿estás afiliado a algún sindicato?", y a veces ni saben lo que significa la palabra 'sindicato'. De verdad.

    Curiosamente el pasota, vago y sinvergüenza ése que te dice "yo no tengo por qué hacer eso", "lo que me corresponde", etc., esos son los que "se las saben todas" y, por supuesto, están afiliados a algún sindicato o son miembros honoríficos.

    Los sindicatos en cuestión han cogido sorprendentemente mucho peso. Eso cambia la sociedad (demasiado en este caso).
    Así, los pésimos trabajadores que buscan la famosa frase que todos habréis oído "SÍ, EN ESTE CURRO SE GANA BASTANTE Y NO HAGO NADA EN TODO EL DÍA", unidos (sindicatos), están arruinando la vida a las personas libres y de bien que van con su intuición y buen hacer.

    Un buen trabajador, espera que el mercado capte al vuelo su valía. El mercado es mucho más inteligente incluso que él mismo. Y sin embargo... le rechaza. El capital humano de un ebanista de 57 años es tremendo. Y los autónomos empleadores no son gilipollas. Lo que sucede es que están apaleados y con las manos atadas a la espalda. No buscan lo más eficiente y lo más rentable. Buscan lo menos peligroso, lo que podrán despedir más barato, lo que les complicará menos la vida, etc. Porque realmente, en el mercado laboral español, tan intervenido que deja de ser mercado y pasa a ser un atropello jurídico, lo que se busca es evitar daños. Porque los daños son enormes. Y lo son, no son pantomimas. ¿No veis que todos los pequeños empresarios tienen a su familia trabajando con ellos? ¿Creéis que prefieren trabajar con el hermano cada día que con un compañero de trabajo o empleado?

    El tema tiene miga, y hay demasiada gente que no consigue entenderlo. Tiene mala cura la cosa, durante muchos años.

    Por cierto, España es el 157º país del mundo, de los 183, en intervencionismo en el mercado laboral, en el entorno de la Venezuela de Chávez. Sí, sí, el demente de "exprópiese!" paseando por Caracas, en el país que el Ministerio directamente defiende el finiquito de un asalariado ante un autónomo contratante.

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. No coincido en casi nada de lo que apuntas sobre los sindicatos.
    Los sindicatos son muy criticables, pero no por las razones que tu expones. Es cierto que se han convertido en algo maleable, complicados de entender a veces, pero precisamente lo que hay que hacer es entrar más en ellos y hacerles cambiar. Es una utopía, lo sé, pero es que son necesarios en un sistema político democrático.

    Sobre los que llamas "empresarios" te diré que en muchos casos no son empresarios sino simples especuladores del capital ajeno, sea dinero o humano. Los empresarios buenos, que los hay y muchos se rigen por muchos factores a la hora de tener un equipo bueno y potente. Para tener un equipo barato y automático, nada como los chinos, los indios o el Magred. Pero creo que debemos aspirar a tener un mercado de trabajo mucho mejor que eso, en derechos y en capacidad de innovación.

    ResponderEliminar
  9. Yo sólo veo que ni con la actual locura de mercado laboral que hay en España, un caso de libro que se estudia en universidades de todo el mundo, la mayoría de vosotros os dais cuenta.

    Es como la contaminación moral comunista: prácticamente todos los infectados ni se enteran de que están infectados. Se creen que está bien.

    Yo más bien atendería a la realidad, atendería a números, y no olvidaría que el ser humano es LIBRE. Tú no tienes derecho a decirle a nadie cómo debe o no ganarse la vida, cuánto debe pagar o cobrar, etc. Por tanto, si no tienes ese derecho, tampoco puedes cedérselo a un líder que elijas para que lo defienda por ti.

    Estáis totalmente confundidos. Y la realidad habla con evidencias como puños.

    Como el comunismo en URSS.
    Como el comunismo en Cuba, Rep. China, en Camboya, en Vietnam y en Corea del Norte.

    Como el capitalismo en Corea del Sur, en la actual China (PIB creciendo al 16%).

    Como el respeto a la libertad de las personas y el capitalismo en EE.UU., en Australia, en Irlanda, en los países anglosajones en gral., etc.

    ResponderEliminar