1.12.09

Palabras sobre secuestros y otras forma de terror (terrorismo)

Por desgracias todos nosotros, yo el primero, hablando de secuestros, alentamos los mismos.
El secuestro busca sobre todo el terror, la notoriedad, bien rápida o bien constante para unos fines bastardos que no siempre son el conseguir una recompensa económica.
Hoy los secuestros hacia personas anónimas están creciendo, porque en los casos en que se busca que una causa o idea esté en boca de muchos, lo de menos es el secuestrado, sino el terror que se puede causar en muchos anónimos con poca estructura; y nada causa más dolor (por desgraciados que parezcan los motivos) que pensar que también “yo” (el anónimo) puedo ser el castigado.
No es posible pagar con dinero los minutos que aparecen en los medios de comunicación los terroristas que secuestran por “sus motivos”. Da igual cuales sean estos, porque los terroristas no quieren otra cosa que estar en el aire, bien para intentar vender sus ideas, bien para alimentar a sus huestes con humos de éxito.
En el mundo occidental un adulto formado tiene enormes dificultades para controlar una clase de 20 niños. En el mundo del terror un solo universitario puede controlar con su verbo a decenas de miles de adultos armados y dispuestos a morir. Sólo un hombre inteligente puede controlar el destino de gobiernos y medios de comunicación a poco que se lo proponga. Nuestra desventaja es tremenda.
Tras el secuestro de los 3 cooperantes, sabemos ya que durante semanas (y esperemos que no sean meses), tendremos en todos los medios informaciones sobre Mauritania, Mali, Al Qaeda, Al Andalus, la ministra Chacón o los intermediarios ingleses que facilitan los pagos. Y gratis a la vez que inevitable.
¿Inevitable?
Si consideramos que es inevitable les estamos diciendo a los secuestradores, a estos y a todos, que se vayan organizando porque el circo está abierto para que puedan vendernos sus ideas y además cobrarán por ello.
Sí, estoy hablando del olvido.
Las familias de los secuestrados, de estos y de todos, de incluso los míos si sucediera, tendremos la obligación de intentar salvar la vida de los retenidos. Faltaría más. Pero la sociedad en su conjunto deberá medir la temperatura de sus reacciones para evitar la multiplicación de los panes y los peces.

1 comentario:

  1. SECUESTROS.

    TRES ESPAÑOLES SECUESTRADOS EN MAURITANIA.



    Rafael del Barco Carreras



    30-11-09. Es impopular y “no político” manifestar que “jamás se debe pagar”, o como señuelo. Pagando se salva la vida de los secuestrados, axioma falso, ya que en infinidad de secuestros los secuestrados aparecen muertos aunque se haya pagado. Y otro axioma, éste verdadero, si se paga se provoca una racha de secuestros. Sé de la imposibilidad de convencer a los familiares de que no se pague. Esa “imposibilidad” forma parte del “negocio del secuestro”.

    ¿Y por qué opino? Máxime cuando siempre huyo de posturas que no me conciernen, y que al igual que toda creencia o prejuicio tienen su tesis y antítesis, y ¡vete a saber cuál es la verdad!, cuestiones de Fe. Pero viví en la prisión con varios secuestradores y el tema se convertía en estrella en las interminables horas de celda y patio. Y todos coincidían que el “delito-negocio” más difícil y conflictivo, y de resultados inciertos, era el SECUESTRO. Únicamente viable para grandes organizaciones o casi “estados”, donde más que secuestrados son rehenes o prisioneros intercambiables, y podría ser el caso de los del Alakrana. Un Mundo donde la Guerra es el estado natural del Hombre, y por donde transitar o faenar es pura aventura de altísimo riesgo, digna de contar a nietos o tertulianos.

    Por lo que observé no existía un patrón fijo de secuestrador, no era igual tratar con:

    Los de QUINI (con quienes conviví muchos meses), jugador del Barsa, secuestrado por tres aficionados zaragozanos en el paro (repartiendo con el secuestrado los bocadillos y comida preparados por sus mujeres), que cayeron por las pistas intentando cobrar, desde “le envío un DEDICO”, expresión aragonesa, a entrar en un banco suizo donde el Barsa “depositara” el importe.

    La ETA, por lo oído a sus miembros, ya por los 80, desilusionados, porque más allá de la publicidad y terror generado, el cobro a menudo resultaba imposible por la práctica quiebra del empresario secuestrado, y entonces el Estado no pagaba, y menos los bancos si se hallaba en números rojos. Mi amigo Koldo (el del asalto al cuartel de Berga, que cayó en un ataque frontal a la prisión de La Trinidad para liberar a su amada), que entre partidos de frontón se reía de mis patochadas, se ponía grave cuando le soltaba que en algún secuestro debieron pagar para que se los llevaran.

    Los ITALIANOS MAFIOSOS, más de lo mismo, si mantener y vigilar a los secuestrados se mostraba problemático, exigiendo una infraestructura de gran calado, el cobro se convertía en un talón de Aquiles con demasiados fracasos. Los BOS FRANCESES ni consideraban viable el “negocio”.

    Hasta el MINI-SECUESTRO practicado por las BANDAS DEL ESTE no era operativo más allá de entre delincuentes para hacerse con droga, cobrar a reticentes, o atracar un banco mientras se retiene a la familia.

    Hay más variantes pero no es necesario forzar la memoria de mis tristes experiencias en la Universidad del Delito para entender que un SECUESTRO en manos de POLÍTICOS debe convertirse en hasta cómico, y si estos políticos son nuestra Ministra de Defensa, la Vicepresidenta, Moratinos y similares, comandados por Zapatero, intentando volver locos a los secuestradores, al estilo de los mostradores de las dependencias públicas, el resultado final será que hasta la ETA, los parados, o los estafadores, siempre metiendo su ingenio donde el dinero marque la pauta, reiniciarán el NEGOCIO… y con víctimas.

    Y el dinero marcaba pauta y reclamo para cualquier chorizo-secuestrador a tenor de la foto-prensa (ver www.lagrancorrupcion.blogspot.com ) de ese o cualquier picnic “safari-fotográfico” presidido por la mujer del alcalde de Barcelona, Belén Cosín, repartiendo caridad. A los nuevos ricos (ya viejos) PROGRES BARCELONESES les aconsejaría llevar sus cámaras y caravanas de “reyes magos” por los barrios marginales de su Ciudad. La CARIDAD sin dar tres cuartos al pregonero es una VIRTUD.

    ResponderEliminar