28.12.09

María Antonia Iglesias. De otra época, mal valorada

He visto a María Antonio Iglesias algo herida, (lógico) pero potente y con ganas. Las personas de mi generación, los que vivimos los 80 de jóvenes pero con fuerza, sabemos lo que fue aquello, valoramos a las personas que tuvieron algo que ver con aquella construcción, con incluso el desencanto, con el trabajo a medio hacer, que supuso al menos eso, hacer la mitad que no fue poco.
Hay una generación de políticos (gente que trabajó en la política) que no han tenido continuidad. Desde la izquierda y desde la derecha.
No hay Gallardones, Herreros de Miñón, Suarez o Felipes, Guerras o Solé Turá nuevos. No hay Puyoles ni incluso Galvanes o Sainz de Varanda. Y lo malo de todo esto es que no hay forma de construirlos. No es añoranza por lo “viejo” sino pena por que no hay nuevo de calidad.
La actual generación de políticos es la que es por culpa de nosotros. Ni sabemos elegir, ni sabemos crear, ni dejamos participar, ni valoramos a los políticos, y lo que es peor, ni dejamos entrar a los jóvenes para ver si al menos la sangre nueva es capaz de romper.
Una mierda de generación la nuestra, por acabar en la miseria del abandono.
Para ser alguien, además de saber llegar hay que saber construir la retirada. Siempre viene la muerte tras la vida. Siempre hay que tener un “Plan B” y las directrices del “Plan C”, por si acaso.
Incluso para huir hay que tener preparado el petate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario