11.10.09

Obama, Premio Nóbel de la Paz. Un chantaje pequeño.

Dar el Premio Nóbel de la Paz a Barak Obama es un chantaje. Una gran encerrona para Obama, que ahora antes de meterse en guerras sopesará que es el "elegido" para ser un hombre de Gran Paz y que las cosas feas no se deben hacer.
Es una jugada para Barak con doble sentido que ata manos y mentes. Ya nunca más será libre Obama para meterse en fregaos como manda a un Presidente de los EEUU. Va con el cargo. El de meterse en guerras y el que te den el Premio Nóbel de la Paz, pero después de perderlas, nunca antes de empezarlas.
Si los suecos se creían que de esta forma conseguirían que Barak Obama se lo pensaría dos veces antes de bombardear cualquier ciudad pobre, se equivocan; se lo pensará tres; pero tomará la misma decisión que sin premio. Eso si, le dará más pena hacerlo.
Yo no sé quienes más estaban en la terna. Bueno o en la lista, porque igual eran milochocientos. ASí que no puedo opinar si está bien o mal. Al menos sé que es prematuro y que me suena más a modular intenciones que a otra cosa.
Sin duda Barak Obama ha creado mucha expectación por la paz mundial. Sin duda y en serio.
Pero las realidades políticas son muy duras y me temo que más de un día tendrá que mirar con pena el premio y agachará la mirada de vergüenza.

2 comentarios:

  1. Anónimo7:20 a. m.

    Dar el premio a Barack obama es atar al halcon,

    ResponderEliminar
  2. Cierto, pero eso es trampa y estropear el sentido de unos premios con tanto prestigio.

    ResponderEliminar