1.10.09

Explicación (o no) sencilla de lo que podría ser "El Estado"

El Estado es como una gran familia, en donde hay lo que entra más lo ahorrado; y si entre menos y sale más, lo tenemos jorobado a medio plazo. Si gastamos más de lo que nos pagan de sueldos entramos en déficit y o tiramos de lo ahorrado o tenemos con urgencia que buscar más ingresos.
Si nos vamos repartiendo los dineros entre los miembros de la misma familia (el mismo Estado) pues vamos bien, unos tendrán más y otros menos, pero la suma será la misma (PIB sin variación), pero por desgracia siempre tenemos que comprar fuera de la familia y tener gastos que no serán entre miembros de la familia sino para hacer pagos a otras familias. Perdemos pues liquidez real.
Tenemos que exportar algo, para compensar. Tenemos que venderles a otras familias “cosas” para que podamos comprarles “cosas”.
Los Estados se valen de las importaciones y exportaciones para aumentar los ingresos “reales” para funcionar en el día a día, y seguir comprando y vendiendo en los mercados exteriores. España no exporta mucho, más bien poco, aunque con la crisis está importando menos que antes, lo que compensa la balanza de pagos.
Cada vez que un francés gasta en un hotel español unos euros, compra jamón o naranjas, barcos o incluso películas, nos permite poder comprar nosotros petróleo, ordenadores o champán.
Por eso es tan importante consumir aquello que nosotros (nuestra familia) producimos, aunque está prohibido decirlo en voz alta para que los vecinos no hagan lo mismo. Si en vez de cava compramos champán, gastamos en vez de intercambiar.
La CEE ha ampliado relativamente estas normas de mercado, a costa de mecanismos de ayuda económica, pero no es recomendable convertirte en pobre para que te ayuden.
Lo malo de pertenecer a una familia tan grande como “El Estado”, es que puedes ser un miembro pobre, muy pobre o incluso muy rico de una misma familia, sin que los familiares ricos quieran ayudar a los pobres, porque los necesitan como pobres y no como otra clase de familia. Todos son muy importantes.
Si eres muy pobre dejas de interesar a todos. Los ancianos y los parados de larga duración estorban y de momento no han encontrado una fórmula para hacerlos desaparecer, pero todo se andará.
Si eres pobre te conviertes en la mano de obra barata y muy necesaria.
Si eres de la clase media tu obligación como familiar es la de trabajar mucho, pagar impuestos y consumir.
Si eres de la clase media alta tienes el deber de hacer funcionar todo; o con tus ahorros pasivos o con tus trabajos de ordeno y mando o con labores de profesional liberal organizador.
Si eres de clase alta tienes la obligación de no hacer nada que no sea poner tu dinero a jugar para crear más dinero. Y no dejar que el “sistema” cambie porque se te acabarán los privilegios.
¡¡Sniff!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario