25.10.09

Estamos a punto de entrar en una sociedad violenta contra el sistema

No quiero ser agorero, así que intentaré medirme, pero las temperaturas que tomo viene muy calientes.
Los datos de la sociedad española son complicados, sobre todo por lo que se puede venir encima tras un otoño malo y un invierno muy frío, y hablo sobre todo laboralmente.
Hay muchas familias con problemas; están siendo reflejadas en los medios de comunicación, pero se pueden pulsar desde organizaciones sociales, desde familias conocidas o desde médicos de familia.
La falta de trabajo, pero sobre todo la falta de salida a la crisis, que afecta más a los jóvenes, está produciendo una sensación de rebeldía, que viene tras la de resignación.
Las ayudas son un apaño muy temporal, pero hay que buscar salidas reales, porque España no va a poder aguantar muchos meses con una economía congelada.
El consumo ha caído mucho, con el la recaudación del IVA. También la del IRPF, pero lo que es más grave, tras la subida del paro y la bajada de la recaudación de la SS, se esconden muchas empresas que están negociando sus cotizaciones y muchas veces no logran financiación para ello, con unos gastos financieros que lastran la salida.
Tendremos que crecer hasta cifras cercanas al 3% para empezar a crear empleo y si no se toman medidas urgentes y novedosas esto no sucederá hasta bien entrado el 2010 o a comienzos de 2011. Pero las empresas endeudadas tardarán más tiempo en poder reaccionar.
No hay soluciones mágicas, pero las inversiones tienen que estar dirigidas a DAR TRABAJO por periodos superiores a los 3 meses como en el pasado Plan E.
Lo fundamental es que las personas tengan trabajo y puedan mover la economía. Sin trabajo es imposible salir de la crisis. Ni las personas ni el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario