17.10.09

Algunas pequeñas ideas sobre el peligro de la extrema derecha

Hitler llegó al poder en Alemania utilizando la democracia para quedar legitimado. Escuchar hoy los discursos de aquel Hitler ganador, es reconocer ciertas similitudes en algunos discursos actuales, por el uso de problemas parecidos y manipulaciones similares.
El paro, la inmigración, la clase política ajena a su sociedad, las nulas soluciones para los problemas de las sociedad media y obrera hicieron crecer a un monstruo.
Hoy volvemos a ciertas situaciones parecidas.
La extrema derecha no es un grupo de grandes fortunas deseosas de acabar con el sistema. En las dictaduras son pocos los que llegan a millonarios. Efectivamente los que llegan se hacen de oro, pero las clases medias (bajas y altas) salen perjudicadas.
La extrema derecha necesita de una sociedad desencantada que se empobrece y entra en paro, que va dejando de creer en la democracia, que culpa de todos sus males a quienes les rodean sin analizar qué parte es responsabilidad propia, que ve su futuro peor que el presente, que piensa cómo el cambio de las instituciones que consideran fundamentales es el camino del caos, que no acepta los cambios en su sociedad, que ha cambiado de voto alguna vez en sus pocas ocasiones en las que ha ido a votar.
Con obtener un 5% de los votos tendrían suficiente para crecer (a partir de ese momento) hasta niveles peligrosos. Lo complicado para ellos es lograr ese primer objetivo y por eso todavía no han salido del armario en España. Y por la dificultad en conseguir financiación suficiente para lograr esos resultados.
¿Qué porqué es peligroso un crecimiento de la extrema derecha?, sin duda porque no creen en la democracia, es decir ni en usted ni en mi, y una vez obtenido el punto de apoyo para hacer palanca, les sobra todo sistema político. Y si a ellos les resulta complicado llegar, más nos resultará a todos conseguir que se vayan. La violencia forma parte de sus actuaciones políticas, porque lo importante para ellos es el objetivo. Que por cierto no lo he dicho. Salvar a la sociedad de todo mal. ¡Hay es nada!
¿Qué a partir de qué organizaciones actuales pueden hacer de palanca?, pues hay varias. No quiero dar nombres, pero decirle que en estos momentos hay dos partidos con diputados en el Congreso y con riesgo de división y/o crecimiento, en donde se podrían formar grupos de extrema derecha.
¿Son los jóvenes los más proclives a liderar una extrema derecha? No, pero si parte fundamental de la manipulación. Sin jóvenes dando la cara no es posible ser creíbles, porque ellos representan el cambio y el convencimiento de que la sociedad será suya. Siempre utilizan a jóvenes generaciones dando la cara, pero gestionados por grupos muy adultos que suelen permanecer detrás. Necesitan eso si, un líder limpio y claro, intelectual y con un discurso atrevido. Y una serie de personas con tirón popular, capaces de equivocarse para provocar.
¿Existen soluciones a este crecimiento? Creo que no. Sí a que no crezcan hasta niveles preocupantes, pero además de observar cierta relajación en la forma de entender su ideología, ya han surgido con fuerza en casi toda Europa y es cuestión de pocos años el que se presenten a las Elecciones aquí, en España. Tendremos que respetarlos y convivir con ellos, aunque ellos si pudieran nunca convivirían con nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario