20.8.09

La España dividida.

Hoy la actriz Marisa Paredes ha hecho unas declaraciones sobre la crisis del cine español, y sobre la bajada de espectadores, achacable tal vez, por el posicionamiento de los actores con el PSOE, y que viene a abundar en una apreciación mía cada vez más pesada, sobre una sociedad española profundamente dividida en tres.
Peligrosamente troceada en tres.
No me preocupa el posicionamiento político de la sociedad, sería lo lógico, pero si el ensañamiento y enquistamiento en estas posiciones.

Un 30% apoya sin fisuras al PSOE.
Un 30% apoya sin fisuras al PP.
Un 40% odia la política.

Pero apoyar sin fisuras no sería grave si tras el, no se escondiera incluso el desprecio violento, la confrontación escondida, la ceguera culta.
Odiar (por el 40% restante) es pensar que TODOS somos unos ladrones y unos…, que sobramos en la sociedad.

La culpa es de todos. No hay que lanzar ni balones fuera ni culpas al ojo ajeno. Todos, por omisión o por avivamiento, tenemos culpa repartida.
Iba a escribir sobre la forma en que se está controlando la democracia por parte de los demócratas, por parte de la maquinaria política municipal del PSOE en concreto, controlando todo tipo de asociaciones y organizaciones sociales y de barrio, en un error tremendo de debilitamiento que nos puede llevar a lugares no precisamente deseados por nadie.
Con el "SISTEMA" no se juega, pues se corre el peligro de que se rompa la probeta y nos infectemos todos. Hay que medir mucho los "experimentos" y nunca vale todo.
Si se sale a la cale y se habla y se escucha, sobre todo si se deja hablar a otros, se escuchan cosas que no me gustan y que me producen cierto "repelús", que es una forma fina de que se te pongan los pelos de puntita fina.

P.D. Si, quedamos "los otros", pero creo que somos los "decimales"

No hay comentarios:

Publicar un comentario