5.2.09

Botín del Banco Santander, tiene razón cuando se niega a dar créditos. El Gobierno se equivoca.

Cuando Emilio Botín dice que no hay que dar créditos a quienes no son solventes, está defendiendo su empresa y sus clientes, es una decisión lógica no dar crédito a aquellas empresas y particulares que no van a poder devolver el dinero prestado.
Uno de los grandes problemas de esta crisis, es precisamente que se ha prestado demasiado dinero para jugar a una economía caliente, en operaciones de alto riesgo de devolución.
Nadie es este país con responsabilidad política ha hecho nada, cuando se sabía que los sueldos estaban bajando y mucho, y el precio de algunos bienes subiendo excesivamente.
Así era imposible que las economías particulares pudieran hacer frente a sus endeudamientos. Nadie, repito, nadie, alzó la voz con fuerza para intentar parar este despropósito.
No nos olvidemos nunca que los créditos hay que devolverlos. Incluso con interés cero, hay que amortizar lo prestado.
Si no hay trabajo ni se tienen activos en la familia o en la empresa, es imposible devolver con garantías.
¿Qué hay que hacer ante estos despropósitos?
Cambiar leyes concursales, crear bancos públicos que asuman el riesgo, crear viviendas estatales con bancos públicos, nacionalizar algunas empresas y poner a gerentes no funcionariales, apoyar a las personas, cuidar las pequeñas y medianas empresas con créditos amuy largo plazo, no ponerles interéses usureros para los aplazamientos de la Seguridad Social, IVA e IRPF.
Sin duda muchas empresas van a cerrar, muchas tienen que cerrar, pero deben poder contar con ayuda para sustentar los puestos de trabajo, pues sin ellos se va al garete la economía.
La duración de esta crisis en España depende del tiempo que invirtamos en poder salir otra vez de los 3 millones de parados. Y vamos a entrar en los 4 millones, a partir de septiembre del 2009 si no hay un milagro.

4 comentarios:

  1. Y ahí está la razón por la cual bajar los tipos de interes no tiene efectos en estos momentos.

    Se agradece que el señor Botin vuelva oficial la opinión que mantengo desde hace tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Es que es lógico.
    Nos guste o no este sistema – a mi no me gusta – es el que tenemos, las reglas de juego para todos.
    Y con ellas, deben defenderse todos.
    En estos momentos el Gobierno está desaparecido.
    Las palabras de Sebastian criticando a los banqueros son tremendas. Si quiere hacer algo, que lo haga, pero NUNCA se amenaza, nunca, porque se te pueden volver en contra.
    Y la escena de la mesa, comentada aquí en una entrada anterior, es de premio de 1º de EGB.
    Nunca se trata así a los banqueros, excepto que quieras declararlas la guerra, y en ese caso hay que estar muy seguro de ganar.

    Insisto, al Gobierno no hay quien le asesore. O lo que es peor, no quiere hacer caso al sentido común de los asesores.

    ResponderEliminar
  3. Ricardo7:36 p. m.

    Por un momento he leído mal el titulo de los últimos párrafos: ¿Qué hay que hacer ante los despósitos?.

    ¿Las mismas reglas de juego para todos?, ¿y quien esta avalando en estos momentos a los bancos que no pueden devolver todo el dinero que les han dejado en deposito porque lo han convertido en basura?.

    ResponderEliminar
  4. Que los bancos estén "rotos" es un problema de estado.
    Pero no se resuelve provocándolos.
    Fíjate que digo esta palabra –provocándolos– desde una óptica progresista. Puede parecer tremendo.
    Pero siempre hay que analizar en cada acción, la reacción.
    Hoy el Estado necesita (siempre) a los bancos. Sólo es posible defenderse contra los bancos, con las mismas reglas de juego del mercado. Teniendo bancos públicos que SI modifiquen las reglas.
    Efectivamente, hoy los bancos han jugado con nuestros depósitos a la ruleta y – posiblemente– han perdido.
    Pero esto es secreto. De momento. ASí que no hay que decirlo, para no asustar.
    Si el Gobierno ayuda al susto, la leche que nos vamos a dar todos, va a ser monumental.
    Si, el Estado está avalando los depósitos, pero más que nada, para que no se cree un drama social de difícil calificación.

    En este mismo blog ya se habló hace muchos meses del corralito argentino. Mucho cuidado, porque nadie sabe lo que fue aquello. Bueno si, los argentinos, y yo he tenido amigos argentinos cenando en mi casa.
    Sé lo que es tener empresas y perder la mitad de los activos, no poder defender lo que creías que era tuyo.

    ResponderEliminar