30.1.09

La deflación se acerca. Últimos datos del IPC en España

De confirmarse esta caída de la inflacción, nos iríamos a datos del año 1969, con un 0,8% interanual. No es deflación pero se acerca.
Todavía hay un componente de energia muy alto en estos datos, no están bajando todos los precios, algunos se mantienen o suben ligeramente, y hay que esperar al menos otro trimestre para poder hablar de deflación.
De momento está claro que hay que volver a bajar los tipos de interés, que hay que inyectar confianza en los consumidores y que estos deben actuar con mesura e inteligencia a la hora de elegir el tipo de productos que consumen.
Ya, es mucho pedir, lo entiendo, pero si no se actúa coordinadamente en el mercado, el paro puede ser un lastre muy complicado de soportar.
Hay que ayudar a quien no puede y conseguir que quien si puede, consuma bienes que generen trabajo en nuestro país.

3 comentarios:

  1. De todas formas, la deflación no iniciaría ningún proceso, solo lo avivaría más.
    Por ejemplo, la gente lleva ya un tiempo esperando y sin comprar pisos por que saben que van a bajar, lo que incentiva su rápida caida en ventas.

    Y yo no bajaría los tipos de interes. De hecho la ultima bajada tampoco la habría llevado a cabo.

    ResponderEliminar
  2. La bajada del interés es más bien una medida psicológica.
    En realidad el problema es que nadie se atreve a comprar a plazos, porque además del interés hay que devolver la amortización, y no hay seguridad de que las cosas vayan bien.
    Pero claro, con inflación de menos del 1% es lógico que los intereses bajen, tanto para los depósitos como para os préstamos.
    Cierto es que con intereses bajos, hay menos problema de caer en deflación. Buneo, o según como se mire pues en realidad el propio dinero está caendo en la deflación.
    ¿Podría darse el caso de que se prestara dinero a menos 1%, en clara medida de animar el consumo dentro de un proceso e deflación total?
    Si nadie quiere el dinero, con arreglo a las leyes del mercado, baja de precio.
    Y ahora nadie quiere el dinero. Buneo lo quieren gratis, pero si hay que devolverlo, nadie tiene garantía de que sirva para algo tenerlo para comprar.

    ResponderEliminar
  3. El problema es quedarnos atascados por no hacer las cosas cuando deberiamos.

    La teoría nos dice que al bajar los tipos de interés la demanda agregada aumenta, aumentando la inflación (y alejándonos de la deflación) y aumentando el empleo.
    Esto es por que las empresas tienen más facilidad de crédito y mejores ventajas en torno al futuro beneficio si tienen que pagar menos tipos de interés por los prestamos, y al aumentar la inversión, aumenta la demanda agregada.

    Ahora bien, estamos en una crisis económica que ha hecho descender la demanda agregada, y por tanto lo que nos vendría a la cabeza es bajar los tipos de interés rápidamente para incrementarla, ahora bien, no nos podemos olvidar de la crisis financiera que sigue debajo nuestro, que es la que en ultima instancia va a relacionar los tipos de interés con las empresas.

    Tenemos dos problemas de confianza. El del consumidor y el de los bancos.
    El del consumidor hace que las empresas no quieran invertir, aunque sea muy barato el dinero, por que no van a obtener beneficio. Como las expectativas de demanda son tan bajas, el incentivo emprendedor cae, y por tanto la inversión va hacia abajo, solo con factores de expectativas, sin tener nada que ver con los tipos de interés.
    El de los bancos hace que aunque bajen los tipos de interés para los bancos, el tipo de interés real al que las empresas solicitan las inversiones no bajen tanto, ya que los bancos no están en sus mejores momentos, y no pueden derrochar dinero.

    Así que por un lado lo tipos de interés no tienen efecto, y por otro lo tiene pero en menor medida de cómo debería. Conclusión, los efectos del tipo de interés (en este momento) no son los esperados (con una crisis de oferta sería diferente, pero en crisis de demanda esto es así).

    ¿Cuál es el problema? El problema es bajar los tipos de interés ahora, sin que tenga efecto, y no poderlos bajar cuando realmente vayan a tener efecto (lo tipos no pueden bajar indefinidamente, en EEUU ya están próximos al 0, el limite). El problema es excederse en tomar medidas que no hay que tomar solo por que son más populares, esperando que con ellos sea la confianza la que se restablezca. Políticas equivocadas, creo yo.

    ResponderEliminar