21.1.09

James Bond es de Madrid o cómo los servicios secretos de Mortadelo y Filemón se vuelven poco secretos

Leía hoy que si el País Vasco hubiera montado unos servicios secretos como los que se rumorea hay en Madrid, mandados no se sabe bien por quien, se hubiera armado una buena. Yo discrepo, simplemente serían más serios.
En Madrid han montado una agencia como la de Mortadelo, que de secreta tiene muy poco pues las grabaciones las han sacado hasta en la tele. No se puede confiar en agentes tan bufos porque al final la pían y salta todo. Hablan de que un fulano iba con unas bolsas y salió sin bolsas, y ahora todos se preguntan qué había dentro de los plásticos y quien estaba dentro de aquel edificio. Nada, tonterías para tener audiencia.
James Bond es un adicto a las porras con chocolate
Los españoles de pro, cuando viajan a otros países con bolsas, van de compras y a ser posible de rebajas. Otra cosa es quien paga las facturas. Por cierto que sabían incluso la habitación del hotel al que iba el susodicho. Si esto se lo comentan a Maigret, seguro que les pone sobre la pista. O incluso en caso de apuro, una llamada a Colombo y punto final. Yo, si fuera político, me pondría a temblar, pues como se ponga de moda, pronto veremos a los nuestros comiendo anchoas con los dedos o lo que es peor, colándose en la fila del Alcampo. Me han dicho que hace pocos días vieron a Biel quitando piedras en un camino de Ontiñena. Esperemos que no esté grabado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario