15.10.08

Los fondos hedge y los fondos offshore ( trash funds). Fondos basura.

Hablábamos el otro día aquí mismo de los "derivados". Pinche aquí.
Han conseguido los neoconservadores bancarios hacer tal laboratorio capitalista con los dineros de todo el mundo, que ahora no sabe nadie bien hasta donde estamos entrampados, hasta donde está el riesgo, pues el miedo nos invade.
Si Marx levantara la cabeza, y me refiero a cualquiera de los dos, se partirían de risa.
Pero una risa que nos va a costar mucha pasta gansa.
¿Qué dice la izquierda ante esto?
Pues de momento está sorprendida y desaparecida. No escucho ideas nuevas, leo medidas de apoyo a las ruinas, eso si, y son necesarias para que la enfermedad sea lo menos grave posible, pero de momento nadie se atreve a filosofar con el "día después".
Porque que no nos quede duda, saldremos de esto, pero tras la crisis tendrá que venir una nueva construcción económica y política, y algunos perderán y otros ganaran como sucede siempre en todo tipo de guerra.
Y esta es una gran batalla, que hará cambiar bastantes cimientos.
Y de momento, no hay ideas de recambio. Mecachis.

2 comentarios:

  1. Sería bonito que esto nos hiciera replantear el sistema en el que estamos. Sería algo largo y que englobaría actos de todos nosotros, de todo el mundo, representando todas las facetas políticas, sociales y económicas. Una regresión al punto de partida, no para volver al pasado sino para tomar en perspectiva el camino recorrido, y reparar y rehacer todo lo malo.

    Me estoy viendo que esto va a pasar, todo volverá a donde empezó realmente, en un futuro volveremos a lo mismo, sobre utilización de créditos hasta la quiebra, sin que nadie haya realmente levantado la mano para discrepar sobre todo. Alguien con cabeza, no extremistas de la nada ni idealistas utópicos de libro. Alguien que consiga que todos, todo el mundo quiera cambiar, y consiga desterrar los males del pasado y del futuro.

    Las utopías son eternas e innatas al ser humano.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Comparto esa visión triste de que todo se puede quedar a medio camino, esperando otra crisis.

    Es momento de que nuevos líderes mundiales marquen caminos.
    Por mis ideas me gustaría que fueran políticos sociales, humanistas de nueva o vieja escuela.

    Pero cada vez creo menos en las utopías. Es la edad.

    ResponderEliminar