15.10.08

Algunos políticos de Aragón, velan armas.

Pocas veces hemos hablado de la realidad política dentro de las organizaciones, de la política escondida que no se ve, de las cloacas de los partidos políticos.
Y las hay.
En toda organización politica que se precie, sobre todo si tiene poder para repartir, existen los políticos que organizan y mandan, los que trabajan sin parar y no tienen fama y los que sin ser primeros espadas aspiran a ello, siendo sus principales enemigos no la oposición a sus ideas sino los mismos compañeros de partido.
De esto Alfonso Guerra sabe mucho (todavía).
Y una cafetería de la calle San Miguel de Zaragoza de nombre árabe, también.
Ahora el partido que gobierna en Aragón y en Zaragoza a pleno… (iba a decir rendimiento pero no es correcto, a pleno poder queda mejor) pues eso, está peleando por debajo mano, para poner piezas de ajedrez en el tablero zaragozano.
Los concejales están divididos en dos grupos y se remiran con cara de asesinos porque saben que el enemigo duerme en casa.
Desde Madrid apuestan por personas que no duermen en Zaragoza, pero saben que lo van a tener complicado si no se dan maña en ajustar los machos del carro.
Se imaginan un futuro con menos poder que el actual y no saben bien por donde organizar el recorte, y por eso todos están de uñas porque parte de ellos se van a quedar sin trabajo del que les gusta.
De momento en algunos Distritos de la ciudad, como si fueran Taifas de años viejos, se atrincheran con sus soldados, durmiendo armas.
El futuro puede ser incluso simpático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario