1.8.08

Hablaba yo el otro día con el PSOE, cuando…

Hablaba ayer noche con un familiar del PSOE (si, tengo familia del PSOE, amigos madrileños Republicanos, aragoneses de IU y de CHA, buenos conocidos del PP, porque nadie es perfecto), hablaba decía, apoyados en una mesa y con un Viñas de Vero Blanco como compañía, de lo complejo que resulta para todas las organizaciones políticas, tener que decidir entre trabajar solo con arreglo a las ideas de sus militantes o si en cambio debe ampliar sus miras y dirigirse hacia sus votantes, hacia la parcela de la sociedad que le da vida.
Simplificábamos la duda entre si comunicarse para los afiliados o si comunicarse para los votantes.
Ambos dábamos distintos puestos de vista que se complementaban, lo cual es curioso viniendo de un familiar y además militante del PSOE, pero ya insisto, nada hay perfecto ni imperfecto del todo.
Y sin terminar casi de enfriarse en nuestras cabezas estas dudas, leemos la tontería (cuando menos) de un concejal de Gijón, hablando en una grabación en términos cuando menos asquerosos.
Está claro que en política hay que tener mucho cuidado con las palabras, porque no conocen contexto y los enemigos se las guardan en la cartera para sacártelas cuando a ellos les interesa.
Mis enemigos políticos deben tener una biblioteca con mis opiniones, que les debe incluso pesar, y eso que no me leen ni mis novelas cortas ni mis relatos negros.
Volvamos a la duda.
Un partido político no es una asociación política, no es una ONG de la sociedad, es una organización que cada 4 años se tiene que examinar (esto ya lo he dicho varias veces, creo que debo buscarme otra parábola, leeré la Biblia esta noche) y en ese examen, quien hace de jurado son los electores.
Luego si desea hacer un trabajo según su programa, debe ser admitido y aprobado por sus electores, nos guste o no nos guste. Eso no es necesario en un sindicato, en una asociación política, en una ONG social. Pero en un partido político si.
¿Pero cómo se puede convencer de algo tan obvio a los militantes de un partido que anteponen sus ideas políticas a los resultados, sin importarles incluso la supervivencia?
Ellos sin duda, son mucho más políticos que yo, son más puros en su trabajo político que yo, vengan del PSOE, de CHA o de IU, me da igual, de todos los sitios me ganan en claridad y en pureza, pero yo sigo defendiendo, solo y como D. Quijote a bastonazos contra el viento, que para poder hacer posibles mis ideas políticas y sociales, necesito que me den fuerza y respaldo, necesito tener poder aunque decirlo sea un pecado mortal.
Sin duda es muy posible que ellos tienen razón de ser, porque esa razón es la que les ha convencido para dedicarse a la política, pero quiero que me convezcan a mi de que yo estoy equivocado, solicito que me zarandeen para sacarme de mis errores de base, porque si no son capaces de convencerme, seguiré enrocado en el enorme error de que lo importante es alcanzar el poder, y para mi desgracia, cada vez estaré acercándome más a posiciones neoliberales. Y eso no lo quiero, porque me ha pillado ya muy viejo como para cambiar de bando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario