11.4.08

La crisis del PP o cómo Rajoy va a llamar a Aznar en cualquier momento

Esta imagen es un pantallazo y no es de mi propiedad. No se puede copiar.
Sin duda cada vez que un partido político pierde el poder o no lo consigue si así se esperaba, los líderes que encabezan los carteles deben empezar a ponerse cinturón de seguridad para sujetarse bien.
Nadie respeta las canas ni hace unos análisis sesudos, porque lo que se lleva es aprovechar la ocasión para mover la silla y ver si hay posibilidades de sentarse cerca. Así es con el PP ahora y así es en otros lugares más cercanos.
El tema del PP tiene juego, nos lo va a dar en estos meses que tenemos por delante, al menos nos entretendrá mientras se nos comen los higadillos las varias crisis económicas que nos están atacando.
La gran incógnita es saber si la idea final de algunos microfoneros y gentes de postín del Opus es que se vuelva a llamar a Don José María, pidiéndole perdón por ser tan malos y por no saber gestionar bien su herencia, para que demuestra lo buen chico que es, aunque sea él quien pusiera al sucesor, pero un error lo comete cualquiera.
Yo no veo a Esperanza de Presidenta, la verdad, me parece mucho más seria y adusta la María Fernanda, así que ojo con las posibilidades, que los que se encuentran escondidos en las guerras, son los que más posibilidades tienen de salir con vida cuando se firma la paz.
¿Ustedes se imaginan a José María de Presidente de la República, que es lo que realmente le gustaría –– porque Juanca no le supo izar a la gloria, sino más bien le criticaba en la intimidad, que todo se sabe–– mandando en una España Grande, sobre todo Grande más que Una y Libre?
Yo veo a Rajoy perdido, sin agallas, y eso me jode porque es lo mismo que dice el turolense que habla con los curas. Así que como lo que no deseo es que llegue la República de manos del PP, voy a empezar a hablar bien de Mariano, que es lo que deberíamos hacer todos los de izquierdas de este país, para evitar que venga el melenas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario