24.1.08

Pequeñas historias.

El mundo está lleno de pequeñas historias que se pierden en la inmensidad de las grandes producciones visuales. La vida está llena de pequeños relatos cortos que dejamos apartados intentando configurar nuestra gran obra maestra.

Las historias están hechas de pequeñas apariciones. De tiempos inconexos. Las pequeñas historias se crean en el tiempo, y en el instante.
Son historias de personas, de vidas y vidas dentro de las vidas de los demás, y la tuya siempre como protagonista, narrador, o mero punto visual.
Son diferentes historias con diferentes visiones. Son irónicas como la vida. Dramáticas como la vida. Son cómicas… como la vida.
La vida está llena de pequeñas historias que pueblan lo desconocido. Relatos que se pueden contar. Secretos que guardan y esperan la muerte. Amores, temores, rencores, pasiones, en definitiva: sensaciones.

Todos vivimos esas pequeñas historias. La historia de un hombre o una mujer que lee de pasada un blog perdido en la inmensidad de lo libremente escrito. Mientras, observa que la línea se…

…quiebra.
Piensa que quizás el autor no se dio cuenta del salto. No, lo hizo aposta.

La historia de un hombre que escribe algo en un pasado no muy remoto, mientras escucha, quizás, algo de los Beatles. ¿Puede usted imaginarme escribiendo? ¿Puedo yo imaginarle a usted leyendo?
Podemos y lo hacemos. Pero no lo vemos. Son las pequeñas historias de lo desconocido, que nos dan la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.