9.2.16

Aprendamos algo sobre gestión de partidos políticos

David Andina como miembro del Consejo de Dirección de UPyD ha publicado un artículo muy interesante en “El Huffington Post” sobre el hundimiento de UPyD dando una serie de claves muy bien ordenadas sobre los condicionantes que llevan a un partido político a su crisis e incluso a su desaparición. Vamos a revisarlas y plantearlas como opciones y realidades que sirven para todo tipo de organizaciones, sean políticas o empresariales.

 El hiperliderazgo

 La incapacidad para situarse cuando hay cambios políticos.

 La fusión o sinergias con otras fuerzas políticas a la hora de trabajar.

 La gestión interna de la organización.

 La estrategia en comunicación.

El análisis de David Andina sirve con ligeros cambios para numerosas organizaciones políticas, dentro de la sin duda tremenda distancia ideológica que hay entre todas ellas. Pero es un análisis básico y que se basa en el que a veces se hacen a las empresas, para auditarlas en busca de errores o para buscar criterios de calidad que resulten mayores y mejores de cara a su futuro.

 ¿Quién y cómo manda o dirige la empresa?

 ¿De qué manera se encara el futuro y la formación y/o actualización de los equipos?

 ¿Cómo nos relacionamos con los proveedores y la competencia?

 ¿Cómo gestionamos el equipo que forman las personas y la estructura de empresa?

 ¿Qué estrategias tenemos para vender?

Y tras ver que las patas sobre las que se asientan la excelencia o la podredumbre en la gestión es común en muchos aspectos entre empresas y partidos políticos y que sólo nos faltaría aplicar criterios profesionales a la gestión de los partidos políticos, faltaría asumir las críticas a mezclar el funcionamiento de los partidos con el de las empresas. 

—¿Pero qué dices?— me espetarán raudos los que esto lean, mientras empezarán a pensar que están leyendo al demonio o al bicho, sobre todo si son partidos de izquierdas. Lo normal es pensar que si quien escribe esto es de derechas no está diciendo nada nuevo. Y si es de izquierdas que es tonto perdido o un infiltrado. Pero lo cierto es que todas las organizaciones funcionan desde los mismos conceptos y necesidades, con las variables lógicas por su actividad.

 El liderazgo en los partidos políticos es imprescindible pues deben ofrecer a la sociedad capacidad de soluciones, de gestión. Y los ciudadanos deben confiar en su capacidad en abstracto, antes de que demuestren de lo que son capaces. La ideología sirve para un gran número de votantes, pero son los indecisos los que al final deciden el tipo de gobierno. Pero si el liderazgo es muy positivo y deben cuidarlo las organizaciones que aspiren a gobernar, el hiperliderazgo es peligroso, pues todo líder necesita un gran equipo a su alrededor, capaz y además motivado, tanto para trabajar desde dentro como hacia fuera. La sociedad debe percibir que como en una gran orquesta, además del director es necesario un gran grupo de profesionales en sus diferentes instrumentos sociales.
 Los partidos políticos deben tener una capacidad alta de flexibilidad, según los momentos históricos y sociales con los que se va encontrando. Una organización muy rígida con sus soluciones o sus ideas, lo pasará muy mal según se vaya moviendo la realidad social, tanto los problemas que afectan a todos, como la propia competencia que puede surgir a su lado ofreciendo soluciones diferentes. Flexibilidad no es cambio de ideología.

 Por este mismo motivo, toda organización política debe estar muy atenta a detectar con quien debe acercarse lo suficiente para trabajar juntos, para ofrecer a la sociedad esa capacidad necesaria de gestión, priorizando asuntos, empleando el tiempo histórico como una herramienta más en todo tipo de sinergias y de acuerdos. Hay absorciones, fusiones, pactos, acuerdos, diálogos. La sociedad debe percibir como mucho más normal que entre partidos políticos que compiten en la misma sociedad, se hablan o se pongan a trabajar conjuntamente. En el mundo empresarial esto es totalmente habitual y normal. Y no estoy señalando la posibilidad de que se hablen o entrevisten los máximos líderes políticos de cada organización, sino que sea normal los encuentros de trabajo entre organizaciones, reuniones de trabajo con al menos un decena de miembros de la dirección de diversos partidos políticos. Puede que no sirviera para avanzar en el trabajo común, pero sin duda serviría para que la sociedad percibiera que lo que importa sobre todo es precisamente ellos, “los clientes”, perdón, la sociedad.

 Como en todo equipo, hay que gestionar muy bien los recursos de que se disponen. Ampliarlos, formarlos, cuidarlos, actualizarlos, saber seleccionar muy bien todo el organigrama, y todo esto desde formas democráticas y cada vez más horizontales. Para ello la formación es imprescindible, el entendimiento de lo que en cada momento necesita la organización y su adaptación a su propia capacidad es imprescindible para no perder los tiempos sociales. Todo ser humano, y los equipos están formados por personas, requieren y necesitan lo mismo. Respeto, capacidad de superación, necesidad de crecimiento y de tener responsabilidad, motivación, formación, trato amable, información, horizontalidad, ampliación de las relaciones con todos los niveles, etc.

 Sobre comunicación política se ha hablado y escrito tanto como el número de equivocaciones que sobre la misma existen. Comunicar es “vender”. ¿Suena bruto y fatal, verdad? Comunicar es sobre todo transmitir enjundia, asuntos de valor, explicar los motivos de las decisiones, informar con claridad y en tonos pedagógicos pues toda comunicación va dirigida a toda la sociedad, y dentro de estos mecanismos de interacción entre el sujeto que emite y los que reciben, hay multitud de posibilidades, que por cierto, también van cambiando con el tiempo y que hay que tener muy actualizadas. Ni es bueno abrumar con datos, ni lo es jugar a los cubiletes ni tampoco salir a comunicar asuntos menores o muy minoritarios, ni que aparezca la menor duda de que se está intentando manipular a quien recibe la información. Tan importante es comunicar cómo elegir el medio, sabiendo en cada momento hacia quien nos dirigimos. Pero en comunicación hay sobre todo hay algunas variables imprescindibles. Saber comunicar bien tanto interiormente hacia la organización como externamente a la sociedad, pero sobre todo y también tener una excelente relación con el vehículo que nos transmite la comunicación. Conocer los medios es sobre todo saber buscar complementos para que se logre comunicar aquello que no es seleccionado por por medios que transportar la comunicación.

7.2.16

Nadie está en contra de la cultura, excepto ella misma


Ayer en la XXX Entrega de los Premios Goya se habló mucho de “cultura” casi más que de cine. A los que gobiernan sociedades no les interesa hablar de cultura, no la cuidan ni mucho menos miman, pues es peligrosa. Por eso nos convences que la cultura es aburrida, pedante, para élites, sin sentido, sin valor práctico. Y nos lo creemos. La cultura es peligrosa pues tiende a convertirnos en más libres, y sobre todo en más capaces de elegir por nosotros mismos con criterios propios.

La cultura es muchas cosas, pero casi todas ellas muy entretenidas y agradables. Incluso una gran mayoría de la cultura pueden ser barata cuando no casi gratis. Pero no interesa multiplicar el virus de la cultura, y por eso hay que pasar a educar en lo justo, en lo práctico, para crear sociedades dóciles y útiles para las necesidades de los que controlan. Efectivamente esto que digo parecen fantasmas imaginarios, pero forma parte de ese otro marco mental en el que nos han mentido: “Nadie está en contra de la cultura, excepto ella misma”.

El último escollo es romper con el mensaje machacón de que las personas que viven de la cultura, en realidad viven de todos nosotros a través de las ayudas que les damos tras engañar a los poderes políticos. Nos han convencido de que el mundo de la cultura es un mundo de vagos
y casi maleantes incapaces de trabajar duro, como si crear buena cultura no fuera un trabajo esforzado. Estamos perdidos con tantos años de marcos mentales, repitiendo que hacer caso a la cultura es además de perder el tiempo un ejercicio muy caro.

Nadie quiere comparar el mundo de la cultura con el del deporte televisado, pues deporte hacemos muchos y creemos que es muy bueno para la sociedad. Sin duda lo es, pero no es beneficioso el de los cientos o miles de millones sin control que mueve el negocio del deporte llamado de élite, sino la realidad callada del deporte individual y anónimo. Pero los mezclan de forma callada para que nos parezcan partes de lo mismo.

Yo cuando hablo de cultura no estoy pensando en los números uno de cada especialidad, sino en el respeto a la cultura creadora de cientos de miles de personas que simplemente valoran la cultura como un ejercicio de felicidad, de crecimiento personal, de disfrute ante la vida que debe contener de todo un poco, incluida la cultura. a la cultura no hay que ayudarla. Simplemente hay que dejarla libre, sin ponerle zancadillas, en igualdad de posibilidades que otras actividades comunes. Excepto en las escuelas, donde la cultura debe formar parte esencial del crecimiento personal.

6.2.16

Toma de posiciones políticas. No se fíen de lo que escuchan

Viñeta de Alfons López para Público
Ayer en Telecinco pudimos ver el primer mitin de Pablo Iglesias de las elecciones generales del 2016. Contundente, pedagógico con sus propios planteamientos, extenso, abriendo algunas aclaraciones nuevas que cambian ligeramente sus discursos ya olvidados, por unos nuevos marcos mentales que empezarán a circular en breve. La política en estado puro y de libro nuevo.

Pedro Sánchez lo tiene crudo pero no imposible, pues su equipo de negociadores conocen bien la pana y saben ganar perdiendo. Aunque sin duda Podemos no se lo está poniendo nada fácil, alentado además por el sondeo del CIS, cocinado para que se lea lo que conviene, y sabedor que se va a quedar al final, como único referente de la izquierda, algo que sin duda se lo están poniendo en bandeja.

Muchos alaban el trabajo de Ciudadanos en estas semanas, alejado de los focos, abriendo puertas y ofreciendo sus buenas artes para abrir ventanas, sin valorar de que muy poco más puede hacer. Eso o entregarse al PP pidiendo perdón por flirtear con el enemigo. No descarto alguna actuación realmente muy interesante de un Albert Rivera que se conoce bien los modos y los nudos.

El PP es una cosa y Mariano es otra bien distinta. Un PP que viene de gobernar y conserva con 123 (o 122) diputados una mayoría alejada del segundo, no debería estar en la posición de avestruz que ha marcado desde el 20D. Aquí no sirve esperar a la puerta a que pase el cadáver del enemigo, pues a veces incluso muerto, prefiere incinerarse matando. Ser el Don Tancredo de la política tiene un precio importante y sobre todo hay que reconocer que Don Tancredo nunca es respetado como una figura del toreo. Si acado del circo.

¿Por cierto, existe IU o Unidad Popular? No entiendo bien cómo es que siendo los más valorados aunque con tan pocos votos, no salen más en los medios de comunicación a poner un poco de sentido común. Es cierto que su producto curiosamente no se compra nada, incluso admitiendo muchos que es muy bueno. Pero es que en estos tiempos o te hacen publicidad los medios que agrupan a millones de comensales o todos eligen el vino de Rioja aunque sea a granel, de garrafón y realizado con uvas extremeñas o aragonesas.

4.2.16

Alberto Garzón dice lo mismo que yo. Menos cariño, por favor

Alberto Garzón de IU o/y de UP ha estado lógico y sincero tras ver los resultados del CIS de febrero de 2016: "Queredme menos, y votadme más". Somos bastantes los políticos que recibimos palmaditas en la espalda, buenos deseos, mejores palabras, adjetivos muy bonitos, sonrisas que remarcan nuestra diferencia y cercanía…, pero luego no nos votan. Ni interna ni externamente.

Somos los eternos segundones, los maravillosos segundones que recibimos las sonrisas pero no el premio, que somos maravillosos (ji, ji, ji) y nos lo dicen muchos (uff, uff, uff) pero nos quedamos sin entrar al cielo o al sillón de los premios, aunque eso si, siempre nos lo dicen: "Por muy poco".

Lo lógico en todo ser humano que se quede a las puertas de la Gran Ópera es que nos cabreáramos y mandásemos a cascala a los que vienen con alabanzas inmerecidas. Somos malos, joder, pues si fuéramos buenos nos elegirían para ser los elegidos en la selección donde sólo llegan los elegidos que eligen los que deben elegir. 

Es decir, sólo tenemos dos opciones. O nos retiramos convencidos de que en conjunto somos peores que todo el resto, o que somos poco malos y que para triunfar además de ser buenos en algo hay que ser muy malos en otras cosas. Ser bueno, de ser cierta mi teoría, no basta en sí mismo para nada. Pues para triunfar querido Garzón, además de ser bueno te tienen que respetar. Y el respeto tiene un componente de miedo insuflado que desde la bondad inmaculada es imposible alcanzar. 

Efectivamente, estoy pensando en volverme malo. Aunque debo valorar si sirvo para ser malo y si me compensa, pues la felicidad es un sueldo maravilloso. La otra opción, para no tener que ser malo, es ser invisible, indiferente, inmerecedor de atención, abandonador del camino que sube.

2.2.16

Podemos debe aprender a jugar en la negociación sin meter miedo

El Rey tampoco cree en Mariano y ha decidido proponer la iniciativa de gobernar España a Pedro Sánchez que la ha aceptado, asumiendo la complicación con valentía y no como Mariano. Es decir, PSOE 1 - PP 0. ¿Pero es posible llegar a buen término?

Si. Que no sea sencillo no quiere decir que sea ni imposible, incluso ni complicado. Depende de los negociadores y de las formas, de los pasos y su orden y también de los medios de comunicación que enseguida empezarán a continuar con sus andanzas hacia un lado o hacia otro. Jugar con los sondeos será una buena herramienta. 

Hay que ser duro en las negociaciones, y lo serán todos los implicados. Y meter en ellas además de programas y decisiones rápidas y urgentes, planes para el medio plazo. El Senado será una zancadilla que no se podrá sortear más de 18 meses. Hay que introducir en la negociación cargos NO ministeriales, movimientos de peones y alfiles, desde la generosidad hacia ambos lados ideológicos, desde las soluciones complejas en los problemas territoriales, preparando unas nuevas elecciones generales para finales de 2017. 

¿Con quien? Pues ya lo apunté hace un mes en este mismo blog. Con la suma del PSOE, Ciudadanos, IU, el Podemos más nacional del que se podrían descolgar las Mareas territoriales, y muy posiblemente el PNV. ¿A cambio de qué? Pues sin duda de más visibilidad, de controles claros en herramientas imprescindibles en todo Estado moderno democrático, de colaborar en las necesarias reformas de la nueva España y de la derogación de barbaridades antisociales, de repartir pocos ministerios pero importantes y a cambio entregar otros puestos de gobierno anexo. 

A Podemos no le interesa gobernar pues prefiere unas nuevas elecciones, pero ojo que tampoco le interesa aparecer como el que no quiere gobernar por tácticas que nos pueden llevar a situaciones peores para los problemas sociales, ni ser los partícipes de una vuelta del PP aunque fuera con otra cara. Para convencerlos enseguida aparecerán sondeos, declaraciones amigables reclamando responsabilidad, palmaditas de esa parte que les falta a Podemos para completar su asalta al Palacio de Invierno. ¿Se puede poner muy duro Podemos para que aparezca como el que no logra nada y por eso no apoya? Es posible, pero en eso está el juego y la teoría. Los movimientos por cierto siempre son (casi) secretos.

Nadie nos quiere gobernar. Ya somos anarquistas y sin saberlo

Nadie quiere gobernar en España. Aunque es mentira. Nadie quiere gobernar dando la cada, de frente, por ley, con arreglo a los métodos de antes. Es decir, haciendo caso a lo que dictan los ciudadanos. Todo son pegas de mal pagador, yo no, tú antes, si contigo no me ajunto, a mi no me toca, vosotros no que sois leninistas.

Los leninistas existen, dicen en El País, que de eso debe entender mucho, como de casi todo. Yo sabía lo de los comunistas con rabo que nos regalaban caramelos envenenados a los chicos buenos. Pero entonces no nos llegaron a explicar lo de los leninistas, de queden ser una fase peor. Ahora estos nos dan internet envenenado, programas de televisión basura. Los del Sálvame deben ser leninistas, seguro.

Al paso que vamos tendrá que ser Felipe VI quien se someta a la investidura, él sólo, con Leticia de Vicepresidenta. Y aquí está el truco. Todos son hombres y esto desvirtúa las opciones de paridad. ¿Se han dado cuenta que los segundones en opciones son todo mujeres? Si no existieran habría que reinventarlas. Pero no, calma, que al final saldrá un técnico, un fontanero o un electricista mayor, que dirá que él sí, que se atreve, que para eso fue ministro antes. Que lo va a intentar. Estamos quedando los españoles como unos cocheros sin limpiar los caballos, unos patanes que a poco que nos vuelvan a preguntar votaremos lo mismo, aunque sólo sea para joder.

28.1.16

Felipe deja de ser un joven anciano para ser un viejo joven

Felipe González nos escribe a todos desde El País y este medio le dedica 4 páginas interiores más la portada en una cantidad de espacio tremenda para no decir en cuatro líneas lo que quiere decir, sino para irse por los cerros de Úbeda y decir sin decir, y así tengamos que adivinar entre líneas. Guay del Paraguay.

¿En serio han sido alguna vez socialistas 3.0 estos viejos ancianos (aunque tengan menos edad que yo) que aparecen por todos los territorios del complejo mundo de España? Felipe insiste en el leninismo de Podemos, para meternos miedo y para trasladar su opinión en contra de los españoles, sin respetar que tener 65 diputados y cinco millones de votos son mucha tela. Deberíamos respetarnos más entre todos y no romper puentes. Excepto que precisamente lo que desean algunos sea romperlos para que no se puedan cruzar ni mojándose la barriga.

Podemos no es el leninismo 3.0. Cosa distinta es que dentro de Podemos haya leninistas, anarquistas o comunistas. También dentro de otros partidos políticos hay mezclas escondidas, y nadie dice nada. Incluso dentro del PP había jetas que acaban en la cárcel presuntamente por robar.

Nada hay más y mejor para restar sentido al leninismo 3.0, que exigirles entrar a gestionar desde la responsabilidad, desde el gobierno. Trabajar en los gobiernos cura las enfermedades infantiles de todo el mundo, excepto al PP que sigue creyendo que está gestionando una casita de muñecas o a lo sumo una comunidad de muchos vecinos.

Las propuestas de Felipe son absurdas en la táctica y eso demuestra que ya no está conociendo bien a los españoles, que ya no lee lo suficiente, que no toma cañas en los bares de su Madrid o Sevilla. Sus amigos son otros y ya no se mojan el gaznate en las tascas sino en las Urbanizaciones. Y eso se nota. Con su propuesta, Podemos se frotaría las manos pues quedaría como único grupo en la oposición parlamentaria y social. Tendría que esperar Podemos cuatro años a lo sumo (que serán dos) y prepararse para llenar España con su poder. Ya no se trataría de entrar con el permiso de nadie, sino sólo con el empuje de los españoles. Eso o la posibilidad de que ese gobierno raro del PP y PSOE fuera capaz de volver a izar a la clase media, con permiso de Europa que sólo quiere una España criada barata del resto.